Overblog Seguir este blog
Edit post Administration Create my blog
21 julio 2009 2 21 /07 /julio /2009 07:34

(7:10 hs) A pesar de los auspiciosos anuncios formulados en el Congreso cuando se trató y se aprobó la vuelta al Estado de Aerolíneas Argentinas, las últimas cifras internas disponibles de la compañía, que siguen la tendencia de los meses anteriores, son lapidarias.

La empresa estatal sufre pérdidas similares a las que tenía hace un año, cuando su dueño era el grupo español Marsans. En efecto, la pérdida sobre ingresos consolidados llegó en mayo pasado a 52 millones de dólares. Ese monto, que excluye las recientes compras de aviones Boeing, supone para el Estado un gasto diario superior a 1,7 millones de dólares.

Entre enero y mayo de este año, Aerolíneas Argentinas (léase Estado nacional o, lo que es lo mismo, los contribuyentes mediante el pago de sus impuestos) ha tenido que desembolsar más de 160 millones de dólares (unos 611 millones de pesos), casi lo mismo que perdió el grupo Marsans durante el mismo lapso del año pasado (161,7 millones de dólares). Salarios, combustibles y gastos operativos fueron el principal destino de los fondos.

El panorama inmediato con respecto a ingresos de la compañía no es alentador. La crisis financiera internacional, los efectos de la gripe A y la consecuente disminución del turismo impactan de manera directa en la industria aerocomercial.

Sin embargo, los resultados negativos no sólo se explican por los condicionantes externos, ajenos a la compañía. Por el contrario, Aerolíneas Argentinas ha provocado sus propios problemas generados, en algunos casos, por cuestiones gremiales, y por defectuosa administración, en otros.

  Así, por ejemplo, les paga el sueldo a 27 empleados (25 pilotos y 2 mecánicos) que, por conflictos gremiales, no van a trabajar, lo que le significa un costo de un millón de pesos mensuales entre salarios y cargas sociales. Algunos de los 25 pilotos recurrieron a la Justicia para volver a sus cargos. El fuero laboral les dio la razón en primera instancia, y a otros hasta en segunda instancia.

Pero, por presión de la Asociación de Pilotos de Líneas Aéreas (APLA), se desobedeció a la Justicia y se los privó de entrenamiento y de otras capacitaciones que le permiten a un piloto mantener su habilitación para volar. Desde agosto de 2008, todos ellos están "desprogramados" y no se encuentran en las listas de los pilotos disponibles para volar. La multa judicial que paga Aerolíneas por no reintegrarlos oscila entre 200 y 500 pesos por día, por cada uno de los demandantes. Entre todos pagamos los caprichos de APLA, sin que ningún organismo público haya intervenido ni exigido una explicación.

En este complicado marco económico financiero de la compañía, tampoco se encuentra fácilmente una justificación al reciente convenio suscripto entre el Ministerio de Defensa y Aerolíneas Argentinas y Austral, por el cual ambas líneas aéreas otorgarán un descuento del 13 por ciento en vuelos de cabotaje y del 15 por ciento en internacionales -en este caso, en rutas operadas por Aerolíneas Argentinas o mediante acuerdos con otros transportadores- en los pasajes adquiridos por el Ministerio de Defensa para sus funcionarios y empleados activos.

Cabe destacar que el beneficio no se referiría a viajes oficiales ni a misiones encargadas por el Estado para el cumplimiento de misiones específicas, sino que los descuentos se aplicarían a los viajes de carácter particular que realicen los funcionarios y empleados de la cartera de Defensa. ¿También lo gozarán sus acompañantes?

Otras dudas surgen de la firma del convenio. Si los descuentos regirán para los viajes no oficiales, ¿por qué el beneficio no se extiende a todos los ciudadanos? ¿Acaso no son ellos los que con sus impuestos permiten estas y otras concesiones graciosas de quienes administran la compañía aérea estatal?

Recientemente fue designado al frente de Aerolíneas el abogado Mariano Recalde, a quien no se le conoce experiencia en el manejo de una compañía aérea ni en la de ningún otro rubro. Todo parecería indicar que su mérito para llegar a esa posición radica en ser hijo del diputado Héctor Recalde, abogado de la CGT y mano derecha de su titular, Hugo Moyano.

Más que por sus conocimientos de buen administrador, el nombramiento de Mariano Recalde estaría cumpliendo con los deseos de buena parte de los gremios de Aerolíneas, que buscarían así quedarse con mayores porciones de poder dentro de la compañía aérea. Nada bueno podría esperarse en ese caso.

A casi diez meses de la estatización de Aerolíneas Argentinas, los resultados obtenidos desde entonces distan mucho de las proyecciones anunciadas, sin que nadie haya rendido cuentas ni brindado explicaciones.

Fuente: "La Nación.com"


 

Compartir este post

Repost 0
Published by Javier Fernandez - en Aviación Comercial:
Comenta este artículo

Comentarios

15gabi 07/23/2009 23:56

Muy bueno el articulo

Entérate de todo al instante.

Buscar

Seguinos en Facebook

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 

  


Artículos Por Mes.

La Hora en Argentina

 

Contador de Visitas: